Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


sábado, 26 de julio de 2014

Camisa labrada.

    ¡Hola a todos!

    Ya he terminado la camisa, y he de decir que me siento bastante satisfecho con el resultado. Se trata de una camisa de museta con aplicaciones de entredoses de encaje de bolillos. Está realizada en algodón color beige. El tejido contiene algo de fibra sintética, pero no encontré otra tela que me resultara más apropiada. En la tienda disponían de una batista de algodón 100%, pero me resultaba demasiado fina y transparente. También había un lino blanco roto que habría sido otra opción estupenda, pero lo encontraba un poco grueso. Así que me decanté por esta tela, que es la misma que utilicé para los calzones interiores. He de decir que se trabaja de maravilla, se plancha estupendamente y tiene buena caída, además de un precio excelente. ¿Se puede pedir más?



    En cuello es de tirilla ribeteado de encaje de bolillos plisado al modo del característico escarolado de la época. Se ata mediante cordones de algodón. En la época estos cordones rizaban la tirilla del cuello formando un pequeño volante. Dicho volante va enriqueciéndose paulatinamente con bordados y encajes, hasta el punto de convertirse con el devenir del tiempo, en una pieza independiente de la camisa, dando paso al cuello de gola. El nombre de escarolado o cuello de lechuguilla, deriva de la similitud con las hojas rizadas de las lechugas y escarolas. Dicho sistema de rizado se aplicaba igualmente a los puños de las camisas.



    La museta se adorna con entredoses de encaje y tira bordada. Al ir forrada no hace efecto de transparencia, con lo cual se pierde un poco el dibujo de los entredoses. Los encajes son de fabricación mecánica, la tira bordada es antigua, creo que de mediados del siglo XX.


    El bajo de la faldilla, los puños y la tirilla del cuello se adornan con un pequeño bordado a máquina realizado con perlé color crema tostada. Simula un bordado a punto de ojal, una técnica de bordado muy simple, pero efectista. El resto de la camisa va cosido a máquina en las costuras internas y a mano en el forrado de la museta, puños y cuello.


    El largo de la maga se adorna nuevamente con un entredós de encaje, en este caso si va cosido a punto de incrustación dejando transparentarse el brazo. Estos trabajos de aplicación de encajes y bordados, son los que les daban el nombre de camisas labradas.



    Para el cierre de los puños he optado por un botón, lo más apropiado habría sido cerrarlo nuevamente con cordones al igual que el cuello. Pero ante la dificultad de atarme yo solo los cordones, he optado por este sistema que me permite vestirme yo solo sin necesidad de ayuda. Me ha dado un poco de rabia optar por este sistema, pero bueno, me consuelo habiendo utilizado un par de botones antiguos. 


    Como os comenté en la entrada de los calzones, estos me quedaron un poco anchos y no sabía como solucionarlo. Al final me he decantado por crear un pequeño fuelle en la parte trasera y añadirle las hembras de unos corchetes y ceñirlo con cinta de algodón de la que se usa para cerrar las talegas del pan.

    Y esto es todo de momento. ¡Feliz fin de semana a todos!

    Pedrete Trigos.

17 comentarios:

  1. Genial!!!!! Adrmas de una clasede hustoria nis muestras lo bienq te sienta la ropa!!!! Eres un crack!!!!! Um besazo guapeton!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincero, no pensaba que fuera capaz de darle remate yo solo. Así que me siento feliz como una perdiz. Supongo que con el tiempo le iré viendo defectos, pero por el momento me encuentro la mar de orgullo del trabajo realizado.

      ¡Un besote enorme, Pilarín!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Eso es porque me miras con buenos ojos, cari. Ya ves que me he pasado a la costura a tamaño real, ya veremos en qué para todo esto.


      ¡Un besote enorme, Jero!

      Eliminar
  3. Yo ya era fan tuya desde hace mucho tiempo, pero ahora soy super fan. Es preciosiiisima, que detalles, que buenos acabados y que gran explicación. Voy a aprender un montón gracias a ti del vestuario de este siglo, me encanta. Mi mas sincera enhorabuena y reconocimiento. Un abrazote :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos adoramos mutuamente, Charo. Ya sabes que yo también soy fan tuyo. Celebro enormemente que te guste mi trabajo, viniendo de alguien tan exigente y perfeccionista como tú, es todo un alago. La verdad es que me encanta el vestuario de esta época, estamos hablando de nuestro Siglo de Oro y todo aquel talento también llegó al vestuario. Los primeros libros sobre tratados de sastrería, se editaron en España, entre ellos el de Juan de Alcega, sobre el cual estoy trabajando. Así que era irremediable mi fascinación por esta época.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  4. Te metes en camisa de once varas ...y sales divinamente,es fantastica ¡
    Un besin ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no tiene tantas varas, con un par de metros han salido la camisa y los calzones.

      ¡Un besote, Elenita!

      Eliminar
  5. Te quedó muy bien, Pedrete. Y no te me mortifiques tanto por la tela porque tu elección fue la correcta :) Lo que me tienes que explicar bien es la transformación de la "lechuguilla" en "gorguera" y esta en "gola". O mejor aun, la diferencia entre la "gorguera" y la "gola". Porque yo tengo una idea de su desarrollo y la manera en que se fueron sucediendo una a otra a lo largo del siglo XVI y luego durante el siglo XVII pero, a veces, me he sentido muy confundidad cuando hay gente que maneja la "gorguera" y la "gola" como si fueran casi lo mismo, o alteran su surgimiento y su uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota y preparo una entrada explicando la diferencia entre gola y gorguera, que como bien dices, no es lo mismo.

      ¡Un besazo enorme!

      Eliminar
  6. ¡Qué pasada! Me santiguo, porque ahora tengo que hacer yo la mía. El Siglo de Oro me da mucho, mucho miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no le tengas miedo porque no es tan complicada como parece. Yo a esta le he puesto muchos perifollos, pero en realidad aquí en España las camisas y sobre todo las de hombre, eran muy sencillas. Trataré de colgar de alguna manera los patrones que he usado y una pequeña explicación, te aseguro que no ha sido difícil realizarla.

      ¡Un saludo y gracias por tu visita!

      Eliminar
    2. ¡De nada! Enhorabuena por tan interesante blog, lo iré siguiendo. Un placer.

      Eliminar
  7. Simplemente genial !! Muy detallado y encima super bien explicado y documentado...es usted un artista ...estoy alucinada.....BRAVO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien! Me alegra comprobar que resultan explicativas mis entradas de blog, de eso se trata, de aprender unos de otros.

      ¡Gracias por su visita!

      Eliminar
  8. Hola, Pedrete Trigo, te hago una pregunta, puedes decirme si tienes patrones en el blog o hay patrones parecidos a este tipo de moda del siglo XIX?:

    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/27/Edgar_Allan_Poe_2.jpg/200px-Edgar_Allan_Poe_2.jpg

    No se ve el pecho, pero lleva un chaleco corto ceñido, y encima a chaqueta, que es más normal. Y debajo la camisa blanca de hombre, del siglo XIX, parecida a la de este post, pero de caballero. Cómo se confeccionaría (la camisa)?

    Muchas gracias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas tardes Berenicé!

      No dispongo de patrones en el blog, lo siento. La camisa que luce Poe en esa fotografía más se asemeja a la camisa con alforzas que confeccioné para el atuendo del siglo XIX. Para dicha camisa tomé como referencia una de las camisas actuales que uso y la adapté a la moda de aquella época. Te dejo aquí el enlace a dicha camisa:

      http://elaprendizdesastre.blogspot.com.es/2015/04/camisa-con-alforzas.html

      ¡Un cordial saludo!

      Eliminar