Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


domingo, 10 de agosto de 2014

Gregüescos a la veneciana.

    ¡Hola a todos!

    Ya estoy aquí con una nueva prenda salida de mi aguja. Se trata de unos gregüescos a la veneciana. Un tipo de calzón exterior de finales del siglo XVI. Están realizados en paño de lana tejido en espiga y forrados en algodón marfil.


    Los gregüescos o greguescos (del italiano, grechesco, a la griega) son una especie de calzones antiguos. El origen de esta prenda de vestir cuyo uso comenzó en Europa a principios del siglo XVI y llegó hasta algo entrado el XVII, es todavía desconocido.

Detalle de la cinturilla abrochada con botones forrados de la misma tela.

    Carecemos de datos para precisar el punto de Europa en que se inventaron; los monumentos figurados, los cuadros, estampas, etc, indican claramente la época en que comenzaron a usarse y permiten apreciar que tal prenda quizá debió responder a una exigencia del pudor, puesto que, cuando el jubón dejaba completamente al descubierto las piernas y éstas lucían sus formas merced a las ajustadas calzas, se hizo moda en Italia y en Alemania el llevar una bolsa atada con botones sobre las ingles que sirviese de bragueta de armar; y esta moda, que tenía no poco de escandalosa, debió ser causa de que se inventase, quizá en la misma Alemania, una prenda que encubriese un poco las formas desde la cintura hasta las ingles. Es verdad que no por eso desapareció la moda de la bragueta que, de la armadura, pasó al traje civil de los caballeros y que si antes consistió en una bolsa, ahora consistía en una especie de tubo, poco estético por cierto, que sobresalía inconvenientemente por entre los gregüescos. Pero esta moda sólo prevaleció por corto tiempo en el reinado de Carlos V y después los gregüescos vinieron a ser como un resguardo pudoroso.

Cincha en la parte trasera para ajustar y ceñir el gregüesco a medida.

    Puede considerarse como primera idea de los gregüescos los acuchillados pequeños que a fines del siglo XV acostumbraban los jóvenes a poner en las calzas, por las ingles, sin duda para dejar más libre el juego de la pierna. Sin duda, se requería más holgura para el juego de la cadera y entonces se hizo el especie de calzón sin pretina, de tela abullonada, con varios y pequeños bullones en series horizontales a veces acuchillados y separados por galones más o menos lujosos, prenda completamente nueva que denominaron gregüescos. Estos, en un principio, no llegaban más que a las ingles y más tarde se alargaron hasta medio muslo e, incluso, hasta la rodilla.

Detalle de los bolsillos que lleva en ambos costados.

   Los gregüescos descritos fueron los usados en la época de Carlos V y éste debió de traer a España esta moda pues entre las novedades indumentarias de entonces mencionan las ordenanzas trusas, botargas o calzas bambochas. No sabremos determinar a qué formas distintas de los gregüescos respondían estos nombres. Lo que importa es que además de los gregüescos que podemos llamar rizados, prenda tan frecuente en los retratos del emperador y de los grandes señores de su tiempo, había otros gregüescos más sencillos y sin duda más usuales, compuestos cada uno de un simple bullón, de tela tableada, que sólo llegaba hasta las ingles.

Cada pernil se ajusta debajo de las rodillas con unos pequeños puños abotonados.

    Posteriormente, en España, bajo el reinado de Felipe II, se usaron gregüescos que propiamente merecen el nombre de trusas, que consistían en dos grandes bullones acuchillados, de modo que era necesario un forro o tela interior que quedaba visible entre las aberturas y que era de distinto color que la tela exterior o los galones que en muchos casos formaban esa parte exterior. El conjunto, sobre todo, en los trajes militares, era como un bullón listado de dos colores. Dichos bullones aumentaron de volumen, llegando hasta la exageración con las modas a lo duque de Guisa y en España, de Felipe III y también se alargaron casi hasta la rodilla dando a los gregüescos aspecto de bragas hasta convertirlos en calzones anchos lo que sucedió en el siglo XVII. Finalmente, los gregüescos quedaron solamente como vestidura de los pajes.

Vista del forro interior de la prenda.


    Fue muy frecuente que los gregüescos hicieran juego con los bullones que se usaban al mismo tiempo en el arranque de las mangas. El lujo desplegado por los reyes, magnates y caballeros principalmente durante el siglo XVI enriqueció los gregüescos con espiguillas de oro, guarnición y pasamanerías costosas, terciopelos labrados, vistosas sedas y con las variadas invenciones que dan tanto valor y aspecto tan suntuoso a las modas de dichos tiempos.


    ¡Un abrazo enorme y feliz semana!

    Pedrete Trigos.

8 comentarios:

  1. que bonito pedro. me encanta la cinturilla que bien rematas todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tuve que descoser varias veces porque no quedaba del todo bien. Me alegra que te guste este tipo de ropa. Reconozco que antes había otra elegancia que no hay hoy en día. Pero para nada cambio la comodidad de unos baqueros y una camiseta por estas prendas.

      ¡Un besote enorme!

      Eliminar
  2. Conclusion..estos caballeros iban " forraos "...madre que calor ..que salpullido ¡¡¡¡¡
    Un besin ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabes tú bien. Llevaban más capas que una cebolla. Yo creo que si se caían al suelo, rebotaban.

      ¡Un besote enorme, Elenita!

      Eliminar
  3. Pedrete, voy de sorpresa en sorpresa contigo. En serio que me estás enseñanado un montón,sobre todo a discernir el origen de ciertos terminos de la indumentaria, aquí en Latinoamérica. Y me está encantando lo que me estás enseñando, de verdad. Aquí en México aun se habla de "trusa" y de "calzón" al referirse a cierto tipo de ropa interior. La "trusa" es eminentemente masculina, una especie de calzoncillos , vamos. Mientras que el término "calzón" se usa de fiorma genérica para designar tanto a la "braga" femenina, como al calzoncillo masculino. Y eso es hoy en día ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí en el pueblo las personas mayores llaman "calzones blancos" a los calzoncillos. También se llama "calzona" a los shorts que se usan para practicar deporte. Lo de la trusa, reconozco que ha sido buscando información para esta entrada, cuando lo he descubierto.

      ¡Un besote enorme, querida Carmen!

      Eliminar
  4. Hola Pedrete!
    Cai por casualidad en tu blog después de estar buscando información sobre la exposición "la moda en tiempos del Greco".
    Me alegra muchísimo haber llegado a ti por casualidad pero aparte de interesarme el tema de la moda y de haber estado también toda la vida rodeado de telas he de felicitarte por tus conocimientos sobre la confección. Y no la confección al uso, sin quitarle también su mérito, no de esta que es un arte diez. He visto algunas cosas confeccionadas por ti y he de felicitarte. Oleee arte!!! No solo te dedicas a confeccionar que nos das unas buenas lecciones de historia con toda tu documentación . Es excelente. Espero seguir tu blog y ver tus avances. Desde aquí nuevamente felicidades y sigue adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, José María! Celebro que te guste mi trabajo y las disertaciones que largo aquí en el blog. Me queda mucho por aprender sobre reproducción de vestuario de época. Como bien dices es muy diferente de la confección actual. El patronaje, los materiales, la misma confección en sí... Algunas veces supone un verdadero reto plantarse ante la recreación de una prenda de época.

      ¡Un saludo y gracias por la visita!

      Eliminar