Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


domingo, 8 de marzo de 2015

Guantes y polainas.

    ¡Hola a todos!

    Existe una leyenda griega que cuenta que mientras Afrodita, la diosa del amor y la belleza, perseguía a Adonis en los bosques, se lastimó las manos con unas espinas. Las tres Gracias, en cuanto oyeron sus lamentos la socorrieron y unieron unas tiras delgadas y livianas que adaptaron a las manos de la diosa. No obstante se ha comprobado que mucho antes que los griegos, los habitantes del norte de Europa, expuestos a los grandes fríos, tuvieron la necesidad de proteger sus manos contra los rigores de la nieve, el hielo y los vientos polares.


    Poco a poco sigo añadiendo detalles al guardarropa para la recreación de Almendralejo, en este caso os traigo un par de guantes y unas polainas. Los guantes los he comprado, los blancos los pedí por internet y los grises (aunque parecen marrones en la foto) los compré en una tienda de Sevilla. Observando los grabados de la época, se aprecia que estas prendas eran de color marfil amarillento. Es posible que fueran de piel de cabritilla, de ahí su color, pero la verdad es apenas he encontrado información en la red sobre esta prenda.


    A los guantes blancos les cambié la botonadura, ya que estaba mal dispuesta y era de pésima calidad. En su lugar utilicé unos botones antiguos de nácar. Estos irán reservados para el traje de gala. A los guantes grises les acorté los dedos, ya que me sobraba un centímetro de largo y se veían horribles. Reconozco que no son gran cosa, pero para el traje de paseo quedan mejor que unos de color blanco. Es complicado encontrar guantes de color para caballero.


    Las polainas sí las he confeccionado yo. Están realizadas en morcelina morena y llevan botonadura negra. Los botines no son realmente un calzado de reproducción, pero es lo más aproximado que he encontrado a los diseños que se ven en los grabados. Todavía sigo en duda sobre si comprarme unos zapatos de charol para el traje de gala o arreglarme con estos mismos botines pero sin las polainas. La verdad es que ya voy bien pasado de gastos y necesito poner freno.

    ¡Un saludo!

6 comentarios:

  1. Los guantes son fantásticos pero las polainas nos han encantado. Un trabajo asombroso, Pedrete.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Yo no diría tanto como asombroso, de todo lo que llevo confeccionado hasta el momento es lo más simple que he hecho. Lo que sí será asombroso es ver si seré capaz de finalizar los dos trajes para la recreación de Almendralejo.

    ¡Un cordial saludo!

    ResponderEliminar
  3. La historia de Venus, no la sabía y me encantó. Respecto a tus guantes y tus polainas, se ven de lo mejor ya que, si bien no participaste en todo el proceso de hechura, le metiste mano al cambiarle los botones, es decir que lo personalizaste ;) Creo que conseguir zapato masculino de la época es difícil ya que eran de punta cuadrada y muy estrechos, además de que no tenían horma de pie izquierdo o derecho ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen!

      La verdad es que sí, que es complicado encontrar zapatos de reproducción de esta época. Pero bueno, estos botines se asemejan bastante al calzado de ese período. Con las polainas he conseguido también darles un toque mucho más antiguo. Los guantes de color también me ha resultado difícil encontrarlos. Algunas veces pienso que es un verdadero disparate estos jaleos en los que me meto. ¡Pero es que me lo paso tan bien!

      ¡Un besote!

      Eliminar
  4. Me encantan las polainas, le dan ese toque imprescindible que hace creíble todo el conjunto. Con lo de los gastos viene bien hacerte una lista por prioridades y considerar que ya irás ampliando el vestuario ;) Creo que seguramente los guantes eran de piel de cabritilla, los de las mujeres lo eran así que no veo por qué no habrían de ser del mismo material los de los hombres. Estoy deseando verte con todo el vestuario, ya va quedando menos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, de momento queda casi todo, todavía estoy con los pantalones, aunque supongo que se quedarán listos hoy. Todavía me restan las dos camisas, los dos chalecos, la levita y el frac. Casi nada... Pero bueno, la verdad es que estoy disfrutando mucho con la confección a pesar de todas las dudas y dificultades con las que me estoy enfrentando.

      ¡Un besote enorme y gracias por la visita!

      Eliminar