Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


domingo, 1 de febrero de 2015

Mobiliario de estilo Fernandino e Isabelino.

    ¡Hola a todos!

    Hoy vamos a analizar el mobiliario del período romántico. El estilo fernandino es una adaptación española del “Imperio” francés, que llega tardíamente a España porque la guerra de Independencia interrumpe totalmente la relación de nuestras artes decorativas con Europa y especialmente con Francia. Allí, con la caída de Napoleón, cambia por completo el estilo, pero en España, sin embargo, perdurará durante todo el reinado de Fernando VII. Desarrollado en la época Neoclásica es de inspiración rigurosamente clasicista con formas solidas y ostentosas. Se trata de muebles solemnes que se inspiran en la antigüedad grecorromana, con motivos decorativos como coronas de laurel, guirnaldas, liras... y egipcios (esfinges) junto a otros de inspiración arquitectónica. Los asientos con las típicas patas “de sable” en las sillas, y camas “de góndola”. La madera predominante es la caoba pulida adornada con apliques de bronces.


    En España, el estilo isabelino surge en la época de Isabel II (1830-1909) reina de España, hija de Fernando VII y de María Cristina de Nápoles. Sucedió a su padre en 1833 bajo la regencia de su madre María Cristina. Tres periodos comprenden el isabelino desde el año 33 al 70; el primer periodo durante la minoría de edad de Isabel II; el segundo, la primera época de su reinado y el tercero todo el resto de reinado hasta su destronamiento. En el primer periodo los muebles son de tipo y características semejantes al Imperio, siendo la caoba la madera más utilizada, o bien maderas más toscas cubiertas con chapas decorativas de palmas; las aplicaciones de bronce van siendo sustituidas por fajas, filetes y dibujos de marqueterías muy sencillas y  junquillos y medias cañas. Podemos destacar también las estrías en las patas y alguna talla como cabezas de esfinges y garras. En el siguiente periodo perduran las formas del Imperio y Directorio francés, siluetas como las de góndola, de cisnes, dragones, etc. y de tipo romántico se repiten. Los muebles son muy macizos y cúbicos, con gruesas molduras fuertes y de perfil simple, terminados en zócalos, con las patas anteriores torneadas y las posteriores con gran caída.


    Se construyen muebles en estilo Boulle, en patas cabriolé, con aplicaciones de bronce y con centros marqueteros, mezclando estilos y motivos de unos y otros. Los cortinajes y colgaduras, van llenas de pliegues, caídas, borlas, flecos y lazos, como el tocador y el dormitorio de la reina en el Palacio de Aranjuez. El mueble es cada vez más aburguesado y modesto, los materiales son también cada vez más pobres, a la caoba se le sustituye poco a poco, el pino chapeado con maderas nobles, las tallas son bastas pero graciosas como expresión del arte popular. Los bronces son simples chapas de latón con relieves troquelados, las sedas de las habitaciones se sustituyen por papeles pintados. Aparece una madera muy rica que alterna y sustituye a la caoba: el palo santo, que da al mueble un aspecto de nobleza y riqueza. Solo en el mueble de la corte y de las familias acomodadas, se sigue trabajando con marqueterías, con los fondos de ébano y palo santo y bronces fundidos, también podemos encontrar sencillas taraceas de boj y caoba sobre fondos elípticos de boj o de limoncillo. Los métodos constructivos y técnicos se industrializan y con la fabricación en serie de modelos económicos se pierde la mano de obra y la perfección del acabado.


    Un modelo que vuelve a repetirse es el de las molduras rizadas. Todo es apariencia y fastuosidad, muebles con grandes curvas, superficies marqueteadas, bronces y chapas aplicadas. Las patas son torneadas al estilo Luis XVI o curvadas y los respaldos ovalados. Se hacen muchos muebles tapizados con muelles, y los brazos de los sofás son suavemente curvos con formas de cisne y animales fabulosos. Las telas con mucho relieve, revisten el mueble casi en su totalidad, sus partes vistas van alguna vez doradas o con incrustaciones de metal y boj. Los tipos de mueble son los mismos que en toda Europa. Por ejemplo característicos de esta época, son los sofás de góndola con tallas en los brazos; las camas, también son de góndola, los veladores o mesas con un pie central, son en forma de copa, torneadas, poligonal o con tres pies, las consolas con patas planas, talladas o enrolladas en volutas. Hay modelos de camas chapeadas y decoradas en marquetería, incluso de metal con dosel. Hay que destacar la gran biblioteca del senado (Madrid) proyectada por el arquitecto Ayuso en el año 1882.


Fuentes: www.restamueble.galeon.com Fotografías de la casa palacio de los marqueses de Cerverales, Estepa. http://www.marquesdecerverales.com/

4 comentarios:

  1. Muy interesante este apartado sobre mobiliario, Pedrete. Generalmente cuando se estudia el periodo romántico, se olvida todo lo relacionado con el amueblamiento de las casas.

    El palacio de Estepa nos ha impresionado. ¿Es visitable? Tiene toda la pinta de ser increíble.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es visitable. Aunque yo todavía no lo he hecho. Algo imperdonable por mi parte, porque estoy seguro de que me encantará. Edito la entrada y cuelgo el enlace a la web del palacio.

      ¡Un besote!

      Eliminar
  2. Me encantaron las fotos y el texto fue muy ilustrativo. Pero, las fotos... simple y llanamente me pusieron a soñar :) Ese tipo de casa, con todo y mobiliario, abundaban en los países americanos del periodo. Aunque con toques y matices diferentes. Y no te juzgues de imperdonable que yo llevo viviendo en la Ciudad de México desde hace más de treinta años y aun no conozco la Casa de la Bola https://www.youtube.com/watch?v=bpFxjUW-eX4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen!

      He estado viendo el vídeo y me ha encantado la casa, es una maravilla. La verdad es que no tenemos perdón de Dios, tú por no visitar esa maravilla que tienes en tu ciudad y yo por lo mismo. No tenemos arreglo...

      ¡Un besote enorme!

      Eliminar