Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


miércoles, 16 de diciembre de 2015

Smoking cap.

    ¡Hola a todos!

    De nuevo por aquí y ahora sí con una prenda de recreación, concretamente un smoking cap. Está realizado en terciopelo negro y adornado con encajes y pasamanerías doradas. El interior está forrado con damasco color granate. La borla es de algodón en tonos terrosos.



    Este tipo de gorros estuvieron en boga durante el siglo XIX entre los caballeros para andar por casa. Muchos de ellos estaban bordados a mano con hilos de seda, en mi caso me he limitado a adornarlo con un galón brocado en tonos tierra y dorado.



¡Un saludo!

lunes, 14 de diciembre de 2015

Neceser de costura para mi madre.

    ¡Hola a todos!

    ¡Dios mío, qué de tiempo sin pasar por aquí! Y es que la costura la tengo ligeramente aparcada a un lado entre tantos jaleos que llevo adelante. Hoy es el cumpleaños de mi madre y le he hecho este neceser con sus complementos. Está realizado con pana lisa color añil y raso de algodón estampado con ramos de glicinia.



El set se compone de acerico, funda para tijeras, guarda-hilos, guarda-agujas y guarda-dedales.


El acerico es doble, el de mayor tamaño para los alfilres y el pequeño para las agujas.


En el guarda-tijeras caben tres tamaños de tijeras.


Esta es una pieza muy simpática, es una especie de "papelera" para los trocitos de tela e hilos que nos sobran mientras cosemos y así mantener limpia la zona de  trabajo.



El guarda-agujas para mantener ordenadas las diferentes agujas que tengamos.


Y el guarda-dedales. Se le pueden añadir unas orejas, rabo, ojos y hocico y darle aspecto de ratón, pero mi madre detesta a estos roedores.

Y esto es todo de momento.

¡Un saludo a todos!


martes, 7 de julio de 2015

Ropilla.

    ¡Hola a todos!

    Sigo avanzando en el traje de hidalgo, ahora estoy con la ropilla. Los patrones los he sacado del libro de Algega, pero haciendo algunas modificaciones. El collar he vuelto a cortarlo de forma independiente al igual que hiciera con el jubón. Las haldetas también las voy a cortar así. Según el patrón de Alcega la parte trasera del collar y la haldeta, van cortadas en la misma pieza de la espalda. El collar me he visto incapaz de encajarlo con las otras dos piezas y las haldetas las quiero independientes, tal como aparecen en la fotografía que adjunto. Otra modificación que he hecho ha sido en la peina de la manga, en el original está cortada de forma recta y yo la he cortado con forma.


    Aquí podemos ver la espalda de la ropilla con el collar y la haldeta cortadas en la misma pieza. Faltan las otras dos piezas que terminarían de montar el collar. Algo que no he visto en ningún patrón de Alcega, son los brahones. Así que los he cortado un poco de forma intuitiva.


Patrón de la espalda de la ropilla.



De momento solo está cogido con alfileres.


    Este es el tipo de haldetas que quiero realizarle. Me resulta muy curiosa la escarapela que lleva la calza en el costado, nunca había visto algo así. También me llama la atención que las agujetas se aten a esta prenda, yo pensaba que lo hacían al jubón. Nueva pregunta para Consuelo.

lunes, 6 de julio de 2015

Calzoncillos "Canarios".

    ¡Hola a todos!

    Hoy os traigo unos calzoncillos de reproducción. Los patrones me los pasaron desde Canarias, aunque éste tipo de calzoncillos eran comunes también en la península. Lo más singular de ellos es el cuadradillo que llevan en la entrepierna para conseguir holgura. Ya había visto calzoncillos así en Valencia,  concretamente unos zaragüels. Me moría de ganas por confeccionar unos así, pero no sabía como encajar el cuadradillo entre los perniles, gracias a los patrones de Carmen he podido conseguirlo.


Los calzoncillos están confeccionados con algodón blanco. 


Aquí se puede apreciar el cuadradillo que da holgura a las ingles.


Aquí se ve al completo.


La cinturilla se abrocha mediante botones. Estos son de nácar, recuperados de una camisa antigua.


La parte trasera se ciñe mediante un cordón de cáñamo.

¡Muchísimas gracias a Carmen Herrera por pasarme estos patrones!

sábado, 4 de julio de 2015

Sigo avanzando.

    ¡Hola a todos!

    Sigo avanzando poco a poco en la confección del vestuario de hidalgo. Ya solo me quedan la ropilla y el herreruelo. Aquí os traigo las calzas acuchilladas y el jubón.


    Las prendas las he montado sobre un maniquí que tengo en casa, tiene forma de mujer, de ahí la abultada forma del pecho... En el resto de fotografías metí papel arrugado para rellenar y dar forma.


    Aquí las calzas desaparecen en el claroscuro de la foto. La fotografía sigue siendo mi asignatura pendiente...


    Las calzas están realizadas en sarga negra y forradas con cáñamo natural. El forro interior es de tafetán negro con alma de tul sintético para darle volumen. La cinturilla lleva forma en el vientre y se abrocha con botones forrados del mismo tejido.


    El jubón están realizado en raso de algodón rosa antiguo y adornado con encaje dorado y agremanes albero. El forro es de algodón estampado con motivos de hojas de cachemira. 


    Sólo queda me realizarle los ojetes por los que pasarán las agujetas para unir ambas piezas a la hora de atacarlas. Lo estoy dejando para el final ya que los ojetes no se me dan nada bien y tengo miedito de cargarme la ropa. También tengo que suprimir la trincha que le puse a las calzas en la zona de los riñones. Me explicaron que se ceñían mediante cordones con agujetas.


    El patrón está sacado del libro de Alcega. La zona del vientre queda con el típico abultamiento inspirado en las corazas militares. Esto se conseguía mediante el relleno con lana de oveja. En mi caso el relleno es natural, por una vez resulta apropiado tener panza.


    Me encanta como ha quedado el adorno de la zona del pecho. También me sorprende que esta prenda se adornara y se realizara con tejidos nobles cuando quedaba oculta a la vista. Solo cuando se llevaban mangas abiertas o perdidas en la ropilla quedaban a la vista las mangas del jubón.


    Las mangas están cortadas en dos piezas y con forma curva según los patrones históricos. Sólo quedan unidas al cuerpo en la zona del hombro, quedando libre la parte de la axila. Pensaba unir las mangas mediante agujetas, Consuelo Sanz me explicó que sólo los villanos llevaba mangas desmontables.


    Las costuras de la espalda van cubiertas con agremán. En esta foto se ven arrugas en la prenda, es porque la talla del maniquí es inferior a mi cuerpo serrano. A mí me queda completamente ajustado.


    En los patrones de Algega la parte trasera del collar está cortada en la misma pieza de la espalda. Yo lo he cortado de forma independiente ya que no era capaz de unir dicha pieza con el resto del collar. Posiblemente no sea lo más ortodoxo, pero mis conocimientos no dan para más.

    Bien, pues ahora manos a la obra con la ropilla. Esta será también de sarga negra al igual que las calzas. Como tengo tejido suficiente, el herreruelo lo confeccionaré igualmente con sarga. Lo consulté con Consuelo y me dio el visto bueno. La tabarra que le doy a esta criatura, no sé como me aguanta...

    ¡Un saludo!

jueves, 25 de junio de 2015

Descosiendo.

    ¡Hola a todos!

    De nuevo retomo las calzas que tenía a medio confeccionar. Pero como siempre, descoso más que otra cosa. Y es que esta es la realidad de un aprendiz "de-sastre", descoser más que coser. Os explico qué ha ocurrido: Confeccioné lo que sería el forro de la calza con algo más de ancho de lo que mide mi cintura. Pensaba que sería suficiente, pero al aplicarle las cuchilladas que forman la parte exterior, estas tienden a separarse entre sí y a su vez lo hacen del forro. El aspecto que ofrecen no es muy acertado. Así que he decidido confeccionar un nuevo forro esta vez de tafetán y con más vuelo y usar el que ya tengo a modo de forro interior. Entre ambos voy a poner tul sintético para conseguir así también que quede más armado, ya que otro aspecto que le veía era lo lánguidos que pendían a lo largo del muslo. Posiblemente los acorte también un poco.


    En foto no se ven del todo mal, pero puestos no quedan muy óptimos. Os juro que he estado un buen rato sin saber qué hacer, si seguir adelante o descoserlos y arreglarlos. Por un momento me he planteado seguir adelante aun sabiendo que no lo estaba haciendo bien, porque me desesperaba el desmontar la prenda. Afortunadamente he sido sensato y he descosido el forro para confeccionar uno nuevo y seguir esta vez ya, de forma más acertada.

    ¡Un saludo!

miércoles, 20 de mayo de 2015

Las calzas.

    Comencemos diciendo que no deben confundirse calzas con gregüescos, nombre que erróneamente se atribuye a las calzas del XVI y que en realidad son unos calzones cuyo uso se generaliza en la España de inicios del siglo XVII. Durante el reinado de Felipe II, las calzas ya no serán enteras, si no de dos piezas, muslos y medias, como en la última fase del traje del anterior reinado. Apareciendo también en esta época las medias de punto de aguja, que se adaptan mejor a las piernas. Las calzas españolas, como el resto del traje, serán modelo de las cortes europeas.


    A lo largo del siglo XVI, los muslos, compuestos de tiras verticales (que en las fuentes se llaman cuchilladas) y entretelas de tafetán, irán desprendiéndose de la pierna y experimentando variaciones, alargando y acortando su longitud, muy cortos en los años setenta, largos en los noventa, al mismo tiempo que se redondean. Por influencia de los lansquenetes, y según la moda del reinado anterior, la bragueta de gran tamaño destacaba en las calzas, pero será suprimida a finales del reinado de Felipe II al triunfar la corriente de austeridad en el vestir.


    En cuanto a las medias, la gran novedad que trajo el siglo XVI fueron las medias de punto de aguja.  El punto tenía la ventaja de su adaptabilidad frente a los tejidos que se habían usado en el pasado para hacer calzas. En España la más antigua noticia que tenemos de estas medias es la que nos da Luis Cabrera de Córdoba cuando a principios del siglo XVII recuerda cómo se vestía al comenzar el reinado de Felipe II: “Las medias eran de carisea, estameña, paño… aunque ya usaba el rey las de punto de aguja de seda que le enviaba en presente y regalo desde Toledo la mujer de Gutiérrez López de Padilla”. (Relación de las cosas sucedidas en la Corte de España desde 1549 hasta 1614).


    El punto de media o calceta es una técnica con la que se crea un textil entrelazado manipulando horizontalmente una trama de hilo con dos o más agujas. Tradicionalmente se utiliza lana, aunque también se emplea algodón. Se cree que fueron los antiguos coptos de Egipto, un grupo cristiano famoso por sus abilidades textiles, los que inventaron el punto de media. Con la expansión del cristianismo, también se difundió el punto de media, que los conquistadores llevaron hasta Perú en el siglo XVI. Aunque tuvo su origen en un clima cálido, el punto de media suele darse en climas templados o fríos, y no requiere de un suministro adecuado de hilo.


Fuentes: La moda de Felipe II a través del retrato de corte, Introducción a la historia de la indumentaria en España, Tejidos del mundo: guía visual de las técnicas tradicionales.

lunes, 18 de mayo de 2015

¿Qué es un hidalgo?

    ¡Hola a todos!

    El concepto hidalgohijodalgofidalgo (en castellano antiguo, y común en literatura) e infanzón tiene su origen en España y Portugal y es sinónimo de noble, aunque coloquialmente se utilica el término para referirse a la nobleza no titulada. Hace referencia a hijo de algo o hijo de alguien.


    Durante toda la edad media, la sociedad se había organizado entre tres grandes grupos o estamentos: los que rezaban, los que trabajaban la tierra y los que hacían la guerra. Pero en el siglo XV con la toma de Granada por los Reyes Católicos, la Península Ibérica comienza un período de paz. En ese momento se da en España una importancia numérica de hidalgos que es el resultado de la Reconquista, entonces se multiplican estos hidalgos y viene un momento en que su función guerrera ya no se justifica como lo había hecho antes. 


    Los hidalgos son por tanto los herederos de esta casta guerrera que ha quedado totalmente desfasada. Son la baja nobleza, que según la costumbre solo puede vivir de sus rentas. Literariamente los hidalgos han sido caracterizados fundamentalmente como nobles con escasos o nulos bienes pero exentos del pago de determinadas obligaciones tributarias, debido a la prestación militar que les confería el derecho de portar armas. Esta condición social llevaba aparejados ciertos deberes y privilegios. Era su obligación mantener caballo y armas, así como recibir periódicamente preparación militar, a fin de acudir a la guerra en el momento en que el Rey les llamase. Como contrapartida, entre otros privilegios, estaban exentos del pago de ciertos tributos.

    Algunos se aferraban a una gloria familiar que a comienzos del siglo XVII quedaba ya muy lejana. Alonso Quijano, el viejo hidalgo, es un exponente de este estamento social desubicado. Y así, cuando enloquece, rescata la vieja armadura de su bisabuelo, se transforma en D. Quijote de la Mancha y decide salir al camino con el firme propósito de cambiar un mundo que no le gusta y que no quiere o no puede comprender.

    ¡Un saludo!

    Fuentes: Cervantes y la leyenda del Quijote.

sábado, 16 de mayo de 2015

El Siglo de Oro español.

    ¡Hola a todos!

    ¿Qué es el Siglo de Oro español? Pues como vamos a ver a continuación, mucho más que un siglo, ya que abarca un período que va desde finales del siglo XV hasta finales del XVII.

Alegoría de la vanidad, de Juan de Valdés Leal, 1660.

    El término Siglo de Oro fue concebido por el erudito y anticuario dieciochesco Luis José Velázquez, marqués de Valdeflores (1722-1772), quien lo empleó por primera vez en 1754, en su obra crítica pionera Orígenes de la poesía castellana, aunque para referirse exclusivamente al siglo XVI. Posteriormente la definición se amplió, entendiendo toda la época clásica o de apogeo de la cultura española, esencialmente el Renacimiento del siglo XVI y el Barroco del siglo XVII. Para la historiografía y los teóricos modernos, y ciñéndose a fechas concretas de acontecimientos clave, el Siglo de Oro abarca desde la publicación de la Gramática castellana de Nebrija en 1492 hasta la muerte de Calderón en 1681. Durante el apogeo cultural y económico de esta época, España alcanzó prestigio internacional en toda Europa.

    Sintetizando mucho diremos que la monarquía Hispánica fue durante toda esa época la mayor potencia de Europa. Durante los llamados “austrias mayores” Carlos I y Felipe II alcanzó el apogeo de su influencia y poder, mientras que los reinados de los llamados “austrias menores” Felipe IIIFelipe IV Carlos II, coincidentes con lo mejor del Siglo de Oro de las artes y las letras, significaron lo que se conoce como "decadencia española": la pérdida de la hegemonía europea y una profunda crisis económica y social.

    ¡Un saludo!

jueves, 14 de mayo de 2015

Acuchillado.

    ¡Hola a todos!

    Vamos a continuar hablando de vocablos propios del vestuario del "Siglo de Oro", en esta ocasión sobre el acuchilladoComencemos diciendo que cada época va ligada a una forma de vestir, moda, incluso silueta, y el siglo XVI no escapa a ello. Quizá una de esas formas más destacada sea el acuchillado, una moda que apareció a finales del siglo XV y que se mantuvo con más o menos variantes hasta el siglo XVII.


    No se sabe a ciencia cierta cuando aparece concretamente, pero son muchos los estudiosos en la materia, que opinan que bien podría haber ocurrido en 1477, cuando los suizos cayeron sobre las tropas de Carlos I el Temerario duque de Borgoña, en la batalla de Nancy. Para celebrar la victoria, la soldadesca cortó los estandartes, las tiendas y los lujosos vestidos del ejército borgoñón, atando tiras a los desgarrones de sus vestidos. Los mercenarios germanos copiaron a las tropas suizas y de allí esta moda se extendió a la corte francesa. Como figura de este estilo de acuchillados encontramos a los conocidos Lansquenetes. Esta no será la única ocasión en que la moda cortesana imite el vestuario militar.

    Se puede decir que hay dos técnicas para conseguir este tipo de adorno, una consiste en practicar una serie de cortes transversales (cuchilladas) más o menos grandes en el tejido para dejar ver el forro interior y otra en que directamente el tejido se corta en bandas formando con las mismas las distintas partes de la prenda. Al comienzo estas cuchilladas eran amplias, ya durante el siglo XVI estos cortes se van haciendo cada vez más pequeños aumentando paralelamente el número de ellos.

    Como todas las modas, esta fue adoptada por unos y criticada por otros. Pero a pesar de las críticas se mantuvo durante al menos 200 años. Se recogen datos como el que sigue: “En 1523 Mateo Schwarz, mandó hacer un jubón de fustán, en el cual, según cálculos del propio Schwarz, entraban unas 4.800 cuchilladas, por entre las cuales asomaba terciopelo blanco”. El acuchillado también se extendió al traje femenino aunque nunca adquirió tanto desarrollo como en el masculino.

Fuentes: Historia del traje, Vestuario escénico.

martes, 12 de mayo de 2015

Llamar a las cosas por su nombre.

    ¡Hola a todos!

    Una de las diferencias más importantes que encontramos entre la ropa actual y la antigua es la terminología que se usa para designarla. Son muchas las ocasiones en las que utilizamos términos modernos para llamar a las prendas pretéritas. Para muchas de estas dudas que me surgen a la hora de llamar a las distintas partes del vestuario del siglo XVI, me sirvo de la infinita paciencia y el mucho saber de Consuelo Sanz de Bremond, la cual no se cansa de ilustrarme una y otra vez ante mi torpeza y desconocimiento. Aquí os dejo un par de dibujos en los que he etiquetado a las distintas prendas que formarían el vestuario de un caballero español de finales del siglo XVI. ¡Un millón de gracias Consuelo!



    A estas prendas exteriores habría que añadir las interiores, formadas por los calzones, la camisa y el jubón.

    ¡Un saludo!

domingo, 10 de mayo de 2015

Nueva camisa Siglo de Oro.

    ¡Hola a todos!

    Parece que he vuelto con ganas, ya que he sido capaz de terminar la camisa casi en tiempo record. Y además estoy bastante contento con el resultado. Repetir una prenda te hace no cometer errores anteriores, así que aquí he podido pulir detalles que en la camisa anterior no quedaron del todo bien.

Qué complicado es autofografiarse.


Se trata de una camisa de muceta realizada en lino color blanco roto. 


Muceta de la camisa. Por dentro va forrada con algodón.


    El faldón de la camisa va pegado a la muceta formando amplias tablas. La parte del bajo va ligeramente curvada.


    La sisa de las mangas continua en el faldón de la camisa, dando así una mayor holgura. El vuelo de la manga queda recogido en un rizo en la parte del hombro.



    Tanto los puños como el cuello van adornados con un escarolado del mismo tejido pero rematado con una pequeña puntilla de encaje de bolillos.


Los puños y el cuello van entretelados.



El cuello se ata mediante tres cintas de algodón.


Detalle de la banda de tejido para formar el escarolado.


    Lo dicho, estoy bastante contento con este trabajo. Ahora a por las calzas acuchilladas. ¡Un saludo y feliz semana!