Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


lunes, 18 de mayo de 2015

¿Qué es un hidalgo?

    ¡Hola a todos!

    El concepto hidalgohijodalgofidalgo (en castellano antiguo, y común en literatura) e infanzón tiene su origen en España y Portugal y es sinónimo de noble, aunque coloquialmente se utilica el término para referirse a la nobleza no titulada. Hace referencia a hijo de algo o hijo de alguien.


    Durante toda la edad media, la sociedad se había organizado entre tres grandes grupos o estamentos: los que rezaban, los que trabajaban la tierra y los que hacían la guerra. Pero en el siglo XV con la toma de Granada por los Reyes Católicos, la Península Ibérica comienza un período de paz. En ese momento se da en España una importancia numérica de hidalgos que es el resultado de la Reconquista, entonces se multiplican estos hidalgos y viene un momento en que su función guerrera ya no se justifica como lo había hecho antes. 


    Los hidalgos son por tanto los herederos de esta casta guerrera que ha quedado totalmente desfasada. Son la baja nobleza, que según la costumbre solo puede vivir de sus rentas. Literariamente los hidalgos han sido caracterizados fundamentalmente como nobles con escasos o nulos bienes pero exentos del pago de determinadas obligaciones tributarias, debido a la prestación militar que les confería el derecho de portar armas. Esta condición social llevaba aparejados ciertos deberes y privilegios. Era su obligación mantener caballo y armas, así como recibir periódicamente preparación militar, a fin de acudir a la guerra en el momento en que el Rey les llamase. Como contrapartida, entre otros privilegios, estaban exentos del pago de ciertos tributos.

    Algunos se aferraban a una gloria familiar que a comienzos del siglo XVII quedaba ya muy lejana. Alonso Quijano, el viejo hidalgo, es un exponente de este estamento social desubicado. Y así, cuando enloquece, rescata la vieja armadura de su bisabuelo, se transforma en D. Quijote de la Mancha y decide salir al camino con el firme propósito de cambiar un mundo que no le gusta y que no quiere o no puede comprender.

    ¡Un saludo!

    Fuentes: Cervantes y la leyenda del Quijote.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por la visita!

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. Hay una novela que recomiendo (es divertida, además) de un hombre del siglo XVII que una de sus obsesiones es conseguir una hidalguía, cueste lo que cueste. :D LADRONES DE TINTA - ALFONSO MATEO-SAGASTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que buscar el libro y leérselo, todo sea por meterse uno mejor dentro del personaje.

      ¡Un besote y gracias por la visita, Consuelo!

      Eliminar
  3. Mejor explicado, ¡imposible! Sobre todo en referencia a ese epítome de hidalgo que fue y sigue siendo Alonso Quijano. Los hidalgos en Castilla, y ya declinando el siglo XVI, eran un verdadero problema ya que faltos de hacienda para mantenerse y sobrados de orgullo que les impedía ganarse la vida, así fuera honradamente, se morían de hambre tratando de vivir de las glorias de sus ancestros. Por supuesto, la hidalguía no se heredaba como se heredaban otros títulos pero, en una Castilla sumida en la más espantosa y desoladora de las crisis, cualquier cosa era buena para hacerse de notar y poder sobrevivir siempre amenazados por el hambre y la escasez. Nuestra literatura del Siglo de Oro es una fuente inagotable de caracteres y personajes inspirados en los hidalgos y su contraparte el pícaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te parece que la figura del hidalgo es la que mejor nos define a los españoles? Llenos del orgullo de la gloria de haber sido y asustados frente al dolor de ya no ser. Algunas veces pienso si la historia no es más que un tiovivo en el que vamos dando vueltas y más vueltas pensando falsamente que caminamos en alguna dirección y sin embargo no hacemos más que girar sobre un eje del cual no salimos. Todo se repite una y otra vez.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  4. Así es Pedrete. Nos guste o no seguimos siendo como los hidalgos de antaño en ese tiovivo que tan bien describes. Y si, la historia tiene mucho del "eterno retorno" nietszcheano. Aunque en realidad es algo que no debería de asombrarnos ya que la historia forma parte del colectivo humano y mientras no aprendamos de nuestros errores, no cambiará nada. Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los budistas creen en la rueda del samsara. Quizás nadie escape de ese girar y girar en busca no se sabe muy de qué. Ya sabes que me encanta la historia y en más de una ocasión revisando otros tiempos, tengo esa sensación de que todo se repite, que somos los mismos siempre, quizás con otros nombres, otros rostros y otros lugares como escenario. No me hagas mucho caso, acabo de levantarme y todavía estoy aterrizando...

      ¡Un besazo enorme!

      Eliminar