Este blog se nutre de tus comentarios, no te olvides de dejar tus impresiones cuando lo visites. ¡Muchas gracias!


miércoles, 20 de mayo de 2015

Las calzas.

    Comencemos diciendo que no deben confundirse calzas con gregüescos, nombre que erróneamente se atribuye a las calzas del XVI y que en realidad son unos calzones cuyo uso se generaliza en la España de inicios del siglo XVII. Durante el reinado de Felipe II, las calzas ya no serán enteras, si no de dos piezas, muslos y medias, como en la última fase del traje del anterior reinado. Apareciendo también en esta época las medias de punto de aguja, que se adaptan mejor a las piernas. Las calzas españolas, como el resto del traje, serán modelo de las cortes europeas.


    A lo largo del siglo XVI, los muslos, compuestos de tiras verticales (que en las fuentes se llaman cuchilladas) y entretelas de tafetán, irán desprendiéndose de la pierna y experimentando variaciones, alargando y acortando su longitud, muy cortos en los años setenta, largos en los noventa, al mismo tiempo que se redondean. Por influencia de los lansquenetes, y según la moda del reinado anterior, la bragueta de gran tamaño destacaba en las calzas, pero será suprimida a finales del reinado de Felipe II al triunfar la corriente de austeridad en el vestir.


    En cuanto a las medias, la gran novedad que trajo el siglo XVI fueron las medias de punto de aguja.  El punto tenía la ventaja de su adaptabilidad frente a los tejidos que se habían usado en el pasado para hacer calzas. En España la más antigua noticia que tenemos de estas medias es la que nos da Luis Cabrera de Córdoba cuando a principios del siglo XVII recuerda cómo se vestía al comenzar el reinado de Felipe II: “Las medias eran de carisea, estameña, paño… aunque ya usaba el rey las de punto de aguja de seda que le enviaba en presente y regalo desde Toledo la mujer de Gutiérrez López de Padilla”. (Relación de las cosas sucedidas en la Corte de España desde 1549 hasta 1614).


    El punto de media o calceta es una técnica con la que se crea un textil entrelazado manipulando horizontalmente una trama de hilo con dos o más agujas. Tradicionalmente se utiliza lana, aunque también se emplea algodón. Se cree que fueron los antiguos coptos de Egipto, un grupo cristiano famoso por sus abilidades textiles, los que inventaron el punto de media. Con la expansión del cristianismo, también se difundió el punto de media, que los conquistadores llevaron hasta Perú en el siglo XVI. Aunque tuvo su origen en un clima cálido, el punto de media suele darse en climas templados o fríos, y no requiere de un suministro adecuado de hilo.


Fuentes: La moda de Felipe II a través del retrato de corte, Introducción a la historia de la indumentaria en España, Tejidos del mundo: guía visual de las técnicas tradicionales.

2 comentarios:

  1. Hola Pedrete, de nuevos por estos lares :* Me interesó mucho esto que pones sobre las calzas y las medias de punto de seda. Permíteme que me siga paseando por tu sitio para ir descubriendo sus novedades. Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo Carmen. Ya echaba yo de menos tus comentarios en este blog.

      ¡Un besote enorme y gracias por la visita!

      Eliminar